Si te estás preparando para un fin de semana con tu familia, te damos algunos consejos para el llenado de tu alberca.

1.- Asegúrate que tanto el filtro como la bomba trabajen correctamente.

2.- Llena la piscina con agua hasta llegar a la mitad del desnatador.
     Puedes hacerlo por medio de una manguera o una pipa de agua.

3.- Realiza una prueba de pH, alcalinidad, dureza del calcio, cloro, etc.
     Anota los valores en una bitácora.

4.- Cuando el agua llegue a la mitad del nivel del desnatador,
     pon a funcionar el sistema de filtrado.


Es importante recalcar que el balance químico es súper importante, debido a que el agua con el que se llena la piscina puede tener muchos minerales que afectan los acabados de la alberca.
Si los niveles químicos se encuentran desalineados, los bañistas podrían ser afectados.

En conclusión, todos los factores químicos están relacionados entre sí, por lo que si no son ajustados correctamente, terminarán impactando negativamente a tu piscina.


Artículo creado con información de Superpools.mx.